¿Qué tendrá que ver tu estado de ánimo…

con lo que te apetece comer?

A la mayoría de nosotros en nuestro día a día, nos llega información, consciente o inconcientemente, de las mil maneras de hacer uso de “la mejor alimentación a seguir”. Tanto desde televisión, radio, prensa, Internet, etc. Sin embargo, divulgan poco de qué nos alimentamos y, muy pocas veces, sabemos realmente cómo nos alimentamos. Aun somos pocos los que hablamos de alimentos para el alma, o para el espíritu, o alimentos emocionales y energéticos…

Rara vez las personas relacionan los líquidos o fluidos corporales con las emociones y es poco común que relacionen los alimentos líquidos, cremosos y de texturas suaves con las emociones, pero si observamos cómo se alimenta un bebé, que es puro instinto y emocionalidad, nos resultará fácil entender que los alimentos ingeridos desde el momento de nuestro nacimiento, desde un punto de vista emocional y energético, cumplen muy bien su función biológica.

Lo primero que hacemos todos los seres humanos al nacer es tomar aire para oxigenar las células y tener reserva de energía; posteriormente, tomamos líquidos para lograr una buena hidratación celular y que podamos expresar nuestras  emociones de manera fluida.

Meses después, el organismo del bebé se va adaptando a tomar alimentos, muy cremosos primero, menos cremosos después, haciendo un recorrido que le conducirá a una alimentación más sólida.

Su emocionalidad al nacer, en muy frágil,  así como su sistema nervioso neurovegetativo y en la medida que crece se va haciendo más fuerte para que pueda, poco a poco, soportar los avatares emocionales de la vida.

La alimentación ha ido evolucionando a medida que el ser humano ha sido capaz de adaptar el entorno a sus necesidades. Desde una perspectiva histórica y social, hombres y mujeres fueron recolectores, alimentándose de frutos, tubérculos, raíces y semillas.

Después hizo su aparición la caza, que introduce la carne de los animales en su dieta, comiéndola cruda o  conservándola en sal. Posteriormente, el fuego constituyó la revolución más importante en las técnicas de la alimentación, ya que permitió al ser humano ampliar la forma de cocinar los alimentos, haciéndolos más sabrosos.

Otro salto en la historia nos lleva a la persona agricultora y ganadera que incorpora nuevos alimentos a su dieta, como las legumbres, cereales y  vegetales.  Antes de aplicar la tecnología a la alimentación, ésta dependía sobre todo de los cultivos y la preparación de los alimentos.

Sin embargo en la actualidad, donde el consumo de alimentos, como ya hemos dicho antes,  tiene una gran dependencia de la publicidad e induce a las personas a comprar un determinado producto, mostrándoles en ocasiones solamente prestigio, éxito social, devoción por la imagen etc., y llevándolas a olvidarse de la parte saludable,  beneficiosa y gratificante.

Por eso desde Ranvvai queremos incentivar y promover la salud desde dentro, lo que implica responsabilizarse del propio cuidado, tratarse con cariño y conocer qué es lo que le damos a nuestro cuerpo para subsistir cada día. Una alimentación armoniosa es aquella que satisface las necesidades de nuestro cuerpo y  la de nuestros sentidos por medio de los colores, texturas, aromas y sabores, generando placer, alegría y paz.

Huimos de los alimentos utilizados en las llamadas “dietas yo-yo”, de las dietas hipocalóricas que, además de hacer pasar hambre a la persona, desequilibran su sistema nervioso, deterioran la capacidad metabólica, y la resistencia orgánica. Son fuente de futuras enfermedades, y nunca cumplen su función, ya que de todos es sabido que cuando se abandona la dieta, se recupera el peso y volumen perdido incluso se supera, a costa de perder su confianza.

Nuestro cuerpo es el templo del alma y el alimento no solamente aporta nutrientes para nuestro bienestar físico sino también emocional. Para mantener una dieta equilibrada y nutritiva es vital conocer las propiedades de los alimentos, las necesidades de nuestro organismo y aquellas conductas alimenticias que pueden dañarlo.

Como muestra de este planteamiento, damos una pincelada de algunos de los alimentos que consideramos importantes a tener en cuenta en una alimentación equilibrada, y dejamos algunas recetas:

QUINOA

Es un buen sustituto de la proteína animal.

La proteína animal general en el ser humano una tendencia a la agresividad, por el contrario la proteína vegetal dulcifica el carácter.

La quínoa es una semilla procedente de Sur América. Los incas ya la utilizaban y la consideraban “cereal madre o planta sagrada”. Sus propiedades nutricionales son proteínas vegetales de muy buena calidad ya que aportan todos los aminoácidos esenciales, contenidos en las proteínas animales: carnes, pescados, huevos, etc.

HAMBURGUESAS DE QUINOA

Ingredientes

  • 1 taza de quinoa
  • 1 taza de harina de avena
  • 4 champiñones muy picados
  • 1 ajo muy picado
  • 2 cucharada de semillas de sésamo
  • 1 pizca de albahaca fresca picada

Preparación

  1. Cocer la quinoa, en proporción de una medida de quinoa por dos de agua, dejar enfriar un poco.
  2. En un recipiente mezclar la harina de avena, los champiñones picados, la albahaca, el sésamo, el ajo y añadirle un poco de sal.
  3. Añadir la quinoa a la mezcla de la harina y mezclar bien con las manos hasta formar una masa homogénea.
  4. Dejar reposar unos 10 minutos aproximadamente y luego darle la forma de hamburguesa.
  5. Cocinar en plancha o sartén con poco aceite.

Arroz Integral

Alimento estrella equilibrador de la Energía Vital. Contiene carbohidratos de metabolismo lento y gran cantidad de fibra, presentes en los cereales integrales.

Es un buen sustituto de los hidratos de carbono de metabolismo rápido, como cereales o azucares refinados que se encuentran en la harina, azúcar blanca etc.

Los alimentos de metabolismo rápido, son aquellos que le dan al cerebro energía momentánea y actúan en el cuerpo como un activador, es decir, que le ponen en marcha con rapidez, pero que igual de rápido que logra tener energía la pierde.

Por su parte los alimentos de metabolismo lento, son aquellos que proporcionan energía al cerebro paulatinamente durante todo el día, haciendo que el organismo mantenga su Vitalidad.

ARROZ A PRESION O HERVIDO

Ingredientes (para 4 raciones):

 

  • 1 taza de arroz integral
  • 11/2  tazas de agua
  • 1/2 cebolla picada
  • Una pizca de sal marina

Preparación:

Lavar el arroz

  1. Poner el arroz en olla Express (o cazuela) con el agua y la sal.
  2. Cocer a fuego lento durante 30 minutos a partir de que gire la válvula.

Si se hace en cazuela cocer a fuego lento durante 40/50 minutos.

Jengibre

Esta planta es una joya, que pone el broche de oro a cualquier comida o cena.

Es originaria de las zonas tropicales del Sureste Asiático: India y China. Pone las pilas energéticamente hablando, es un gran aliado contra el estrés y el cansancio. Es el mejor sustituto del café, té o bebida excitante.

Además de propiedades anti-cancerígenas, el jengibre contiene un aceite esencial, que le da propiedades  digestivas, favorece la circulación,  es bueno para los problemas cardiovasculares, artrosis y ayuda a quemar grasa.

TÉ DE JENGIBRE

Ingredientes

  • 3 rodas finas de raíz de jengibre de dos centímetros
  • 1 o 2 cucharadas de miel de abeja
  • ½ naranja exprimida
  • ½ limón exprimido

Preparación

  1. Lavar y pelar un trozo de raíz y cortarle dos o tres rodajas finas
    Colocarlos en la taza y aplastarlos un poco con un tenedor (no demasiado).
  2. Agregar una buena cucharada de miel de abejas.
  3. Agregar el jugo de media naranja y medio limón
  4. Poner agua al fuego y cuando hierva agregarla a la taza y taparla
  5. Dejar la taza tapada unos diez minutos o más y servir

No olvides que un cuerpo sano, es un cuerpo armónico, proporcionado, dinámico y sobre todo, un cuerpo equilibrado.

Si quieres que tu alimentación sea sana come relajado, pensando en cosas positivas o hablando de cosas agradables, si puedes hacerlo en un bello entorno, será mucho mejor, no descuides el orden, las buenas formas, masticar despacito siendo consciente de los sabores, los olores, las texturas, de la temperatura, en definitiva…recréate, porque eres lo que comes y no vives para comer sino que comes para vivir y lo más importante…para vivir sano.

¿Quieres formarte en Reflexología Podal?
¡¡Conoce aquí nuestros diferentes niveles de formación para la próxima temporada!!

Artículo publicado en la revista Espacio Humano. Nº 183. Marzo 2014

Isabel Pérez Broncano

Reflexóloga – Autora del libro Reflexología Integral

Directora de Ranvvai Escuela de Reflexologías y Centro de Terapias Naturales

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail